¿Cómo se mide el tiempo?

relojEn esto de las magnitudes y la medición, cada análisis es apasionante. Hoy vamos a introducirte en un tema particularmente atractivo: ¿Cómo se mide el tiempo?

 Coincidirás conmigo en que más te pones a pensar, más apasionante se convierte el tema pues ya desde la antigüedad, las personas se sentían inquietas al respecto y sólo podrían observar atentamente al Sol y a la Luna, para “descubrir” ciclos y particularidades y de ese modo dar algunos primeros pasos en esto de medir el tiempo.

En este sentido, fueron los egipcios quienes dieron lo que hoy llamaríamos un “salto cualitativo” pues concibieron los primeros relojes, altamente ingeniosos y simples: me refiero a los relojes solares.

Pero se ha evolucionado desde entonces. Te propongo hacer un recorrido para ir respondiendo la pregunta del título y ver cómo se vincula estrechamente con la matemática.

¿Cómo se mide el tiempo?

Antes de entrar en los sistemas de medida  en sí mismos, detengámonos en un concepto más básico y general. ¿Qué es medir? ¿Te lo has preguntado alguna vez? La respuesta es más sencilla de lo que crees: medir es comparar.Comparar una magnitud respecto a otra o a un valor prefijado de “normalidad” o lo que se llama comúnmente una “medida patrón”. Por ejemplo, cuando mides tu temperatura corporal, en realidad lo estás comparando contra una medida estándar que se considera “normal” en este caso los 37º C. Si superas ese valor… algo anda mal.

Al respecto, y volviendo a nuestro tema de hoy, observa que hemos empleado la palabra magnitud, entendiéndose por tal, aquello que mides.

En este caso entonces, queda claro que el tiempo es una  magnitud y para medirla será  necesario utilizar algún tipo de unidad de la misma magnitud.

Pero si me pides definir con mayor especificidad, te diría que el tiempo es la magnitud física que establece la duración o “separación” de sucesos o cosas sujetas a cambio. De este modo, será posible ordenar los eventos en secuencias, establecer parámetros como anterior o posterior, antes o después, temprano o tarde.

De este modo, decimos que podemos posicionarnos básicamente en tres puntos o realidades: el presente (ahora), el pasado (antes) y el futuro (después de ahora).

Sistema sexagesimal

La base de nuestro actual y más común sistema de medición del tiempo, viene de tiempos antiguos, de otra civilización que dedicó tiempo y “pienso” como diríamos hoy a este tema.

Para nosotros es cosa normal, asumir que medimos el tiempo en horas, que éstas tienen 60 minutos, que se dividen a su vez en 60 segundos. De allí precisamente viene el nombre del sistema “sexagesimal”.

Fueron los babilonios, quienes habitualmente utilizaban un sistema de numeración que tenía como base el número 60, por el sencillo motivo de que el 60 posee una amplia cantidad de divisores (un número “simpático”, como siempre les digo a mis alumnos presenciales), lo que facilita enormemente realizar cálculos, especialmente fraccionar o dividir (por ejemplo a una hora, como señalaba antes).

El sistema también se utiliza en geometría, para medir ángulos y circunferencias. Si te pones a pensar, esto tiene mucho que ver, con los primeros relojes mecánicos que conocimos y que aún hoy se utilizan: el clásico reloj es una círculo que se divide en 12 partes.

Una vez introducido el tema, ampliaré comenzando por las unidades de medición del tiempo. Te invito a estar pendiente.

Imagen: esmeraldareciolucas

Leave a Reply